LA DIVINA MISERICORDIA, UN MENSAJE LLENO DE ESPERANZA. (Homilía: Domingo de la Octava de Pascua. 1-V.2011).

ANTE LA DIVINA MISERICORDIA, EL BEATO JUAN PABLO II.

Precisamente, en el mismo día de la Fiesta de la Divina Misericordia, en el Domingo de la Octava de Pascua, el primero de mayo del año 2011, es beatificado el Papa Juan Pablo II, gran promotor de esta devoción en la Iglesia.

ORIGEN DE LA DEVOCIÓN

Dios es esencialmente Misericordioso, según la Revelación. El mismo se manifiesta como “Misericordioso y Clemente” (Ex 34, 5-7). Así le presenta la Sagrada Escritura más de trescientas veces. Por el Evangelio sabemos que Dios nos ama inmensamente, pero ahora gran parte de la Humanidad va errada y ha caído en las tinieblas de la confusión, de la violencia y del pecado. Para recordárnoslo, con un mensaje lleno de esperanza, Nuestro Señor se apareció, desde 1931 a 1938, a Santa Faustina Kowalska, religiosa de las Hermanas de la Virgen de la Misericordia, en Polonia, confiándole la difusión del culto y la devoción a su Misericordia. La Santa fué canonizada el 3o de abril del año 2000, por el Papa Juan Pablo II, beatificado precisamente ahora en este primer día de mayo de 2011.

EL CUADRO DE LA DIVINA MISERICORDIA

Santa Faustina Kowalska, el 22 de febrero de 1931, tiene una visión del Señor Jesús que le encomienda pintar una imagen, según modelo que ella ve, con la invocación (en polaco, “JEZU UFAM TOBIE”): “JESÚS, CONFÍO EN TÍ”. “Los rayos que salen de mi Corazón -la dijo el Señor- significan la Sangre y el Agua que brotaron el día de mi Sacrificio en la Cruz. El pálido significa el Agua, que purifica las almas. El rojo, la Sangre que les da la vida”.

PROMESAS A LOS QUE DIFUNDAN ESTA DEVOCIÓN

Jesús promete la salvación eterna y grandes progresos en el camino de la santidad, a los que le den culto con este Cuadro. “Yo protegeré las casas y ciudades en donde se encuentre y venere la imagen de este Cuadro”. Por tanto, en nuestros hogares y en nuestros bolsos o carteras, pongámoslo en lugar preferente.

“A las almas que propaguen la devoción a mi Misericordia, las protegeré durante toda su vida, como una madre a su hijito recién nacido. En la hora de la muerte no seré para ellas un Juez, sino un Redentor Misericordioso”. (Palabras del Señor a Santa Faustina).

MISERICORDIA TAMBIÉN CON EL PRÓJIMO

La Misericordia divina es infinita, pero la podemos limitar con nuestra falta de confianza en Dios o nuestra falta de misericordia con el prójimo. “Si un alma no practica la  misericordia de alguna manera, tampoco la alcanzará en el día del Juicio”.

FIESTA DE LA DIVINA MISERICORDIA

“Deseo que el primer Domingo, después de Pascua, se celebre la Fiesta de la Divina Misericordia”. El alma que ese día confiese y comulgue obtendrá la remisión completa de sus culpas y penas. “Que nadie tema acercarse a Mí, aun cuando sus culpas fuesen muy atroces. Derramaré todo el océano de mis gracias sobre las almas que se acerquen a mi Misericordia”. “Cuando un gran pecador implora mi Misericordia, me rinde la mayor gloria”. (El 30 de mayo del año 2ooo, el ahora Beato Juan Pablo II instituyó oficialmente esta Fiesta para la Iglesia Universal).

PENITENCIA Y EUCARISTÍA

La devoción a la Divina Misericordia, con obras de piedad y amor al prójimo, implica un corazón arrepentido y humilde, un retorno a los Sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía, un propósito de seguir a Jesús “Camino, Verdad y Vida”, cumpliendo los mandamientos de la Ley de Dios y de la Iglesia y el Santo Evangelio, a fin de conseguir una verdadera renovación espiritual del mundo.

LA CONFESIÓN

“Cada vez que vas a confesarte sumérgete en mi Misericordia, con gran confianza. Cuando te confiesas, debes saber que Yo mismo te espero en el Confesonario; estoy oculto en el sacerdote, pero Yo mismo actúo en el alma”. Aunque un alma fuera como un cadáver descomponiéndose, el milagro de la Misericordia la restaura totalmente. A los sacerdotes que proclamen y ensalcen mi Misericordia, les otorgaré un poder extraordinario y ungiré sus palabras y tocaré los corazones de aquellos con quienes hablen”. (Palabras del Señor, a Santa Faustina).

LA EUCARISTÍA

La Eucaristía es un explosión de amor de Dios por la Humanidad. “La Eucaristía -dijo el Beato Juan Pablo II, en Montmartre- es el centro del culto que rendimos al Amor Misericordioso de Cristo, manifestado en su Sagrado Corazón”.

Por ello, todos los devotos de la Divina Misericordia hemos de amar profundamente este Sacramento, procurando asistir a menudo -mejor, a diario- a la Santa Misa y visitarle en el Sagrario, en donde nos espera para otorgarnos abundantes gracias. El Señor dijo a Santa Faustina: “A través de tí como de la Hostia Santa, los rayos de mi Misericordia se expandirán por el mundo”.

Efectivamente, el Beato Juan Pablo II, el 3o de mayo del año 2000, en la homilía de la canonización de Santa Faustina, dijo: “La luz de la Misericordia Divina que el Señor quiso volver a enviar al Mundo, a través de sor Faustina, iluminará el camino de los hombres del tercer milenio”.

LA CORONILLA

El Señor enseñó a Santa Faustina el rezo de unas oraciones que conocemos como Coronilla, con las siguientes palabras: A quien rece esta Coronilla, me complace darle todo lo que me pida”. “Quien la reza, alcanzará gran misericordia en la hora de la muerte. Aunque sea un pecador empedernido, si reza esta Coronilla, aunque sea una sola vez, logrará la gracia de mi infinita misericordia”. “Cuando un agonizante rece esta Coronilla o bien la recen los demás a su lado se aplaca la Justicia Divina y mi insondable Misericordia envuelve aquella alma. Los sacerdotes ofrezcan esta Coronilla a los pecadores, como último socorro”.

LA HORA DE LA MISERICORDIA

El Señor dijo también a Santa Faustina: “A las tres de la tarde, suplica mi Misericordia, especialmente para los pecadores, y aunque sea un brevísimo instante, absórbete en mi Pasión, en particular en mi desamparo en el momento de la Agonía. Este es el momento de la gran Misericordia hacia el mundo. En tal hora, nada le será negado al alma que me lo pida por los méritos de mi Pasión”. (Esta hora es un gran momento para rezar la Coronilla, si bien se puede hacer a cualquier otra hora del día).

MODO DE REZAR LA CORONILLA

Primero se reza un Padrenuestro, un Avemaría y un Credo. Después, con las cuentas del Rosario, siguen cinco decenas. Cada decena comienza así: Padre eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, en expiación de nuestros pecados y por los del mundo entero.

Sigue e implora al Padre eterno 10 veces, en cada decena: Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

Terminadas las 5 decenas, dí 3 veces: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten misericordia de nosotros y del mundo entero. Es bueno terminar con una SALVE a la Virgen. José Manuel Ardións. Párroco de San Benito de La Coruña (España). Doctor en Derecho Canónico. Licenciado en Ciencias de la Información. (Inscrito en el Registro Profesional de Periodistas, nº3.613. Asociado vitalicio de la Asociación de la Prensa de Madrid, nº 253).

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.